viernes, 18 de abril de 2014

POCHAS CON BACALAO


Cuando era pequeña, recuerdo que mi madre siempre decía que en "Viernes Santo no se podía comer carne", nos hacia bacalao con tomate frito, albóndigas de bacalao y potaje de garbanzos con bacalao, esto último a mi no me gustaba demasiado por aquel entonces, es más, odiaba los garbanzos con cosas verdes, las cosas verdes no eran otra que espinacas.

También perdura en mi memoria un arroz con bacalao y patatas que quitaba el hipo,  no tengo por desgracia la receta pero siempre por estas fechas me vienen como flashes, imágenes de mi madre preparando este arroz, friendo la piel del bacalao e incorporando las partes de la cola con menos molla al puchero…, mi madre era una estupenda cocinera y no desperdiciaba absolutamente nada.

No se si os pasará también, pero hay recuerdos que tienen olor y sabor, y que forman parte de ti, y que los añoras y los buscas, y que si consigues encontrarlos y saborearlos de nuevo suponen una experiencia indescriptible, volver al pasado. Igual os parece exagerado pero cuantas veces vas en busca de aquel pastel de merengue que tanto te gustaba de pequeña, o aquellas magdalenas que hacia la abuela y que por muchas y buenas que pruebes nunca saben como aquellas…

Así que cuando era pequeña,  Semana Santa tenía una parte divertida, que era salir al campo a comer la mona y saltar a la comba, y otra que me daba mucho miedo, representada por las impresionantes procesiones y el bacalao,  bueno concretamente los garbanzos con bacalao, el resto de platos me gustaban, era como el yin y el yan, la luz y el lado oscuro, y que nadie me interprete mal ni pueda ofenderse por esta clasificación, pero con 7-8 años era mi percepción del mundo.

Hoy han cambiado bastante las cosas, en muchos sentidos, ahora Semana Santa es un periodo vacacional mas, operación salida, viajes programados, también en lo culinario, monas con huevos Kinder, torrijas de sabores impensables…


Yo misma os traigo una receta de legumbres pero con truco, un plato tradicional pero en menos tiempo, podemos preparar platos caseros rápidamente, no es imposible, con buenos productos, que los hay en el mercado. La prueba es este plato de ricas pochas, las legumbres están ya cocidas, son Pochas al natural de la marca Camporel, de una calidad excepcional y con un sabor muy delicado, se deshacen en la boca, y para convertirlas en un plato de Viernes Santo nada más que añadir bacalao, acelgas y unos champiñones, una receta deliciosa que quiero compartir, al igual que mis recuerdos de infancia con todos vosotros.



INGREDIENTES:
 
Pochas al natural extra Camporel

200 g de bacalao desalado y desmigado de buena calidad

Un manojo de acelgas frescas troceadas

100 g de champiñones laminados

Media cebolla dulce picada

2 dientes de ajo

1 Hoja de laurel

Una cucharadita de café de pimentón dulce La Dalia

Aceite de oliva virgen



PREPARACIÓN

La noche de antes ponemos el bacalao en agua y le cambiamos esta varias veces.

Picamos la media cebolla y los ajos, sofreímos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen, cuando veamos que está blandita, lo apreciaremos porque quedará como transparente, añadimos las acelgas troceadas y los champiñones laminados, a continuación el bacalao desalado y escurrido, damos una vueltas, incorporamos el pimentón y ponemos todo en una olla con agua, no pongáis demasiada agua, justo para cubrir el sofrito.

Cuando empiece a hervir lo dejaremos durante unos 10 minutos y a continuación añadiremos las pochas al natural de Camporel, no remover con ningún utensilio, ya que las legumbres ya están cocidas, mover la olla un par de minutos y apagar el fuego, rectificar de sal si fuera necesario, teniendo cuidado de no pasarnos porque el bacalao contiene sal de sobra. Y listo para disfrutar de un delicioso potaje casero y tradicional en un tiempo record, no me negareis que no tenemos excusa para hacerlo.

Felices vacaciones y disfrutad de ellas.


viernes, 11 de abril de 2014

ROLLITOS LIGEROLIVA CON ESPINACAS, YORK Y QUESO

Llego mi caja Degustabox de este mes y utilice uno de sus productos, la mayonesa Ligeroliva YBARRA para preparar estos ricos rollitos que fueron todo un éxito.



INGREDIENTES:

Pan de molde sin corteza
Espinacas frescas
Mayonesa Ligeroliva YBARRA
Jamón York o pechuga de pavo
Queso en lonchas (el que más os guste)
Semillas de amapola o sésamo



PREPARACIÓN:

Quitamos la corteza al pan de molde y con un rodillo lo aplanamos un poco, esto facilitará que podamos enrollarlo.

Untamos las rebanadas con mayonesa Ligeroliva de Ybarra, una cucharada de postre generosa, cubrimos con espinacas frescas troceadas, a continuación con dos lonchas de jamón york o pavo y por último con una loncha del queso que nos guste.

Procurar que tanto el jamón york como la loncha de queso sean del mismo tamaño que la rebanada de pan.

Ahora viene lo divertido, enrollar todo esto, para ello nos ayudaremos de film transparente, cortamos un trozo por cada rebanada de pan, más grande que esta, con cuidado y ayudándonos del propio film vamos enrollando el pan, cuando lo tengamos giramos ambos extremos para que nos quede apretado, a modo de salchicha y metemos una hora aproximadamente a la nevera para que conserve la forma.



Un poco antes de servir sacamos de la nevera, retiramos el plástico, untamos todo el rollito con mayonesa Ligeroliva Ybarra, rebozamos con semillas de amapola y cortamos en rodajitas, colocamos sobre una bandeja y servimos.



Y volviendo a la caja Degustabox, contaros que resulta muy emocionante abrirla y ver su contenido. Los productos de alimentación que incluye son de gran calidad, este mes podemos probar marcas tan reconocidas como: Inés Rosales, Susaron, Tampico, Pompadour, Litoral, Ybarra, Espuña, Fibretten y La Chinata, a través de Degustabox tenemos la oportunidad de conocer antes nuevos productos a un precio muy ventajoso. Tan solo 9.99 € en lugar de 14.99 €, gastos de envío incluidos, introduciendo este código JPLZD

Los productos de la caja de este mes:


Las tradicionales tortas de Aceite Original Inés Rosales pero SIN AZÚCAR, hechas a mano con aceite de oliva virgen pero más ligeras, ya que han sustituido el azúcar por malitol, además están hechas con harina de trigo integral, fuente de fibra.



Tampico Citrus Punch, deliciosa mezcla de naranja, mandarina y lima limón, sin azúcar añadido, estupendo para merendar o para incluir en el desayuno. Realmente me ha gustado mucho esta bebida.


Legumbres LITORAL: Lentejas con verduras y Garbanzos con espinacas, ligeras y sabrosas pero sobre todo sanas y a mi me solucionan más de una comida.



Cañitas de fuet y chorizo ESPUÑA, prácticas donde las hayas porque son ideales para disfrutar en cualquier momento y lugar, de vicio están.



Paté Ibérico con pimentón de la Vera La Chinata, sabor auténtico y con un toque picante, es ideal como aperitivo o como ingrediente en mas de una receta.



ENDULSANA el nuevo endulzante natural de Susarón,  100% de frutas, es sustituto perfecto del azúcar y otros edulcorantes.



POMPADOUR Té verde con jengibre y naranja, ligeramente picante y muy afrutado, una verdadera delicia.



Mayones YBARRA ,  dos nuevas variedades: Ligera y Ligeroliva, esta última mi preferida y con la que he preparado los rollitos.



Y por último de la marca Soria Natural, infusiones tradicionales en cápsulas, me ha encantado porque te preparas en un santiamén una estupenda infusión.



Espero que os haya gustado la receta y mi experiencia con Degustabox, la comparto con todos vosotros porque entiendo que merece la pena, la verdad es que estoy deseando preparar más recetas con sus productos pero sobre todo conocer que nuevos productos incluirán en mi caja del mes que viene.

Podéis saber mas sobre Degustabox en su web, Facebook y Twitter.

Buen fin de semana y nos vemos en mi Facebook y Twitter .


viernes, 28 de marzo de 2014

ARROZ SALVAJE AL AZAFRAN CON POLLO AGRIDULCE


Como veis me gusta cocinar con pollo, es una carne muy agradecida, con pocas grasas, que coge bien los sabores de especias y condimentos, además acompaña perfectamente verduras y arroces. Otra ventaja a su favor es el precio.

Si juntamos pollo y arroz conseguimos un plato muy completo, equilibrado y saludable, a mi me gusta mucho esta combinación, tomarlo todo en un plato, por una parte tenemos carbohidratos (el arroz) combustible necesario para funcionar y tener energía, tanto física como mental, y por otra parte las proteínas (el pollo) muy necesarias para nuestro cuerpo.


Junto a una ensalada y una pieza de fruta, que nos aportaran fibra, vitaminas y minerales,  tendremos un menú completo y equilibrado.

La pechuga de pollo es una carne suave y de sabor muy neutro por lo que los aliños de especias le ayudan a conseguir esa chispa que le falta. En esta ocasión el toque sabroso se consigue con un adobo de pimentón agridulce La Dalia, unos tomates secos en aceite, ajos y tomillo fresco. Lo dejamos macerando unos minutos fuera de la nevera para hacerlos en una plancha cuando nuestro arroz este cocido.

Me ha sorprendido el sabor especial del pimentón agridulce, solo conocía el dulce y el picante pero desde La Dalia, -fábrica con 100 años de historia elaborando pimentón de la Vera y otras especias-, tuvieron la gentileza de mandarme una muestra de sus productos, para que compartiera con vosotros recetas e impresiones, sin duda tenéis que probarlos si es que no lo habéis hecho ya.



INGREDIENTES:

Pechuga de pollo cortada en dados

Pimentón agridulce La Dalia

Tomates secos en aceite de oliva

Tomillo fresco

100 g de arroz por persona: salvaje, basmati o integral

Un par de dientes de ajo

Unas hebras de azafrán

Sal

PREPARACIÓN:

Cortar la pechuga en tacos, salar, en un cuenco poner un par de cucharadas de pimentón agridulce La Dalia, impregnar bien el pollo, echar tomates secos en aceite de oliva y tomillo fresco.



Sugerencia para preparar tomates secos en aceite de oliva caseros:

Comprar tomates secos, hidratarlos durante unos cinco minutos en agua tibia, escurrirlos bien y meterlos en un frasco de cristal, con unos dientes de ajo ligeramente chafados con la mano, un par de hojas de laurel un poco rotas y todo ello cubrirlo con aceite de oliva, si puede ser virgen mucho mejor.
Lo podéis conservar en la nevera en verano y en invierno fuera de la nevera, os será muy útil para infinidad de platos, pizzas, panes y guisos.

Mientras nuestro pollo se impregna de los aromas añadidos, preparamos el arroz, el tiempo de cocción dependerá del tipo de arroz elegido, alrededor de unos veinte minutos. Una vez cocido escurrimos y reservamos. Picamos un par de dientes de ajo junto a las hebras de azafrán y un puñadito de sal. Ponemos una sartén a calentar junto con un chorrito de aceite de oliva, añadimos el majado, damos unas vueltas con cuidado para que no se queme, añadimos el arroz y saltemos un minuto. Colocamos en los platos.

Utilizamos la misma sartén para preparar el pollo, cuando esté bien caliente añadimos los tacos escurridos de aceite y hacemos a fuego fuerte un par de minutos por cada lado.



Colocamos de inmediato sobre el arroz y servimos.

Buen provecho y buen fin de semana



jueves, 20 de marzo de 2014

FOUGASSE DE MORCILLA PATATERA


No se si será muy normal ponerse un miércoles a las diez de la noche a hacer un pan teniendo que levantarse al día siguiente a las seis y media para ir a trabajar, ¿cómo lo veis vosotros?, a mi me vienen los arrebatos de pronto y tengo que irme a la cocina a llevarlos a cabo.

Aunque en este caso, la cosa fue bastante rápida, no todos los panes requieren grandes tiempos de levado y amasado, esta fougassa se hace en bastante poco tiempo, la vi en el programa de Lorraine Pascale que emiten en Canal Cocina y no la hice en ese mismo momento porque no tenia harina, desde entonces tenia la imagen de este pan en mi cabeza y cuando algo se mete en mi cabeza es peligroso, porque hasta que no lo hago no descanso.



Casualmente el otro día fui a Carrefour, -no menciono esta gran superficie por hacerle publicidad, que conste, solo lo comento porque aquí encontré el embutido que he usado para preparar la fougassa-, nada mas entrar me di de bruces con la sección de charcutería y  con unas hermosas ristras de morcilla patatera, obviamente no pude resistirme y la puse en la cesta, iba a ir directamente a la Fougassa de Lorraine. Este embutido es de Extremadura.



INGREDIENTES:

500 g de harina de fuerza
1 sobre de levadura seca de panadería
2 cucharaditas de sal
300 ml de agua
Morcilla patatera o chorizo (unos 100 g picado menudo)
Tomillo, romero o cualquier otra hierba aromática que os guste
Un par de cucharadas soperas de leche

PREPARACIÓN:

Mezclar en un recipiente amplio todos los ingredientes hasta conseguir una masa, ponerlo en un robot amasador y amasar unos cinco minutos. También podéis amasar a mano o en la panificadora.

Sacar la masa, comprobar que está elástica, forma una bola y presiona en el centro de la masa con el dedo, si se hunde y recupera su forma al momento la tenemos perfecta.

Colocar sobre la mesa de trabajo enharinada y aplanar un poco, en el centro colocar tres cuartas partes de la morcilla patatera cortada en trocitos muy pequeños y tomillo/romero, amasar para que se reparta por la masa, después con un rodillo estirar, darle la forma típica de la fougassa y dejarla de un centímetro y medio aproximadamente de grosor, hacerle los cortes decorativos, separar con la mano para que quede mas bonita  y poner sobre la bandeja del horno.
Tapar la masa con film de plástico untado con aceite y dejar reposar en un lugar cálido media hora o hasta que doble su tamaño.



Un truco para que la masa fermente más rápidamente es encender el horno a 50º unos cinco minutos, apagarlo y meter la bandeja dentro.
Antes de meter al horno pintar con leche y ponerle trocitos de morcilla patatera por encima.

Hornear a 200º durante 35 minutos, antes de meter la bandeja echar sobre la parte baja del horno unos cuantos cubitos de hielo para generar vapor.


Dejar enfriar y comer sin piedad.